“No te conozco pero estás salvando la vida de mi hijo”

Os transcribimos la carta que hemos recibido de Dana, la madre de Alex agradeciendo todo el apoyo que estamos dando a su hijo. Una madre que saca fuerzas de donde no las hay para decirnos lo que siente. Ánimo Dana, Alex saldrá adelante.

Estimado amigo,

No te conozco pero estás salvando la vida de mi hijo. No sé nada de ti, y sin embargo le ayudas. Nunca te he visto, y deseas que mi hijo se recupere. Jamás podré agradecértelo, y me has tendido una mano. No sé tu nombre, y palias el dolor que sentimos.

Cuándo nos comunicaron que Alex tenía un tumor cerebral, el mundo a nuestro alrededor se derrumbó. Primero no entendíamos nada, después comprendimos lo peor, finalmente Alex cambió y pensamos que nunca volvería a ser el mismo.

Entonces conocimos la fundación DACER. Un halo de luz en un espacio de tinieblas. Ellas nos hablaron de recuperación, de sacrificio, de esperanza.

Nos hablaron de unos locos que querían viajar en motocarro por nuestro pequeño. Pronto descubrimos que esos aventureros no estaban tan locos porque tenían mucha gente detrás que les daba aliento. Hoy sabemos que ese aliento lo dais por nuestro pequeño.

Tras su operación nuestro hijo de 5 años cambió. Su personalidad se volvió introvertida, perdió el habla, y tiene muchas dificultades para realizar ciertos movimientos corporales. Cuando ahora le vemos, no reconocemos en su cuerpo al niño que antes corría, sin embargo sus ojos piden ayuda a gritos. Gritos que sólo una madre puede escuchar. Gritos que desgarran nuestro corazón ante la impotencia de no poder hacer nada.

Ahora Alex pasa la mayor parte del tiempo en el hospital recibiendo quimioterapia.

Sólo los médicos y los profesionales de la Fundación DACER nos dan esperanzas. Ellos dicen que pueden hacerlo, que pueden recuperar a nuestro Alex, ellos no pierden la ilusión. Sabemos que no sólo las buenas intenciones bastan. Los tratamientos, las instalaciones y sus equipos de rehabilitación, el tiempo de los profesionales, todo cuesta dinero.

Y entonces, apareces tú. Muchas gracias desde lo más profundo de mi corazón. Jamás dejaré de recordarle a Alex que un día tú, que no sé cómo te llamas, le salvaste la vida.

Dana Pascal (la madre de Alex).

Carta original Dana

Alex y Dana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s